De todas las mascotas los gatos son el al animal doméstico más independiente, o por lo menos eso de dicen los que han tenido o tienen un felino; son muy ermitaños y dan la impresión de vivir en su propio mundo y que su dueño se rinde a sus peticiones. Pero ¿qué pasa en la vida de un gato para que decida partir?

Los gatos son expertos trepadores, poseen un equilibrio envidiable y sobre todo saben caer. Estas habilidades envidiables son las que reafirman su estado de libertad y no queda lugar para dejarlos encerrados. Se pasean por los vecindarios aledaños pero solo por un periodo limitado. Hay ocasiones en que este periodo se extiende y suelen tardar días en volver, incluso meses, hasta años según veterinarios que han documentado el comportamiento.
Los gatos no se pierden ni vagan por las calles sin un motivo o justificación aparente, lo más probable es que tenga otro hogar o al menos otro lugar donde lo estén alimentando. Suena doloroso para sus amos pero los gatos tienen este comportamiento a menudo, sobre todo si se encuentran solos por periodos largos.
Si su gato se va más de tres días preocúpese de indagar en el barrio, los gatos son ladrones por naturaleza, no es raro que se esté metiendo en problemas con sus vecinos robándoles comida. Cuando vuelva revíselo, no descarte la idea de que venga herido por un vecino rabioso que lo encontró con las manos en la masa, porque peleo en el tejado con otros gatos o porque anda en periodo de celo.

Los eruditos de la universidad de Illinois (EE.UU) investigaron a fondo esta temática identificando que los gatos domésticos son mucho más precavidos que los gatos callejeros que abarcan recorridos más amplios. En un collar colocaron un sistema sofisticado de radio con el cual determinaron este y otros comportamientos felinos. El seguimiento fue a través de las calles de Champaign y Urbana, ciudades vecinas en el centro de Illinois, en un territorio de 2.544 hectáreas. De los transmisores de radio utilizados en el estudio, 23 tenían sensores de vibración que permitían conocer cada movimiento de los felinos que los portaban. Sin estos sensores, hubiera sido necesario que diez o doce investigadores persiguieran a los gatos para recoger los datos.

La mayoría de los gatos del estudio, incluso los salvajes, se mantuvo dentro de unos 300 metros en las cercanías de construcciones humanas. «Eso demuestra que a pesar de que estén asilvestrados, todavía tienen un nivel, aunque sea bajo, de dependencia de nosotros», afirma Nohra Mateus-Pinilla, experta en vida salvaje.

Esta conducta de escaparse y salir de casa es habitual sobre todo en los gatos que no están castrados o esterilizados, ya que en la época de celo van buscando parejas y pueden llegar a marcharse varios días. Los gatos se orientan mejor que ningún otro animal, por lo que no te preocupes, volverá. Puedes estudiar la posibilidad de castrar al gato si quieres modificar este comportamiento en parte.

En cualquier caso, no debes pensar que tu gato te quiere menos porque se vaya de casa varias horas al día, al revés, volviendo te demuestra que es donde quiere estar, pero sus instintos son sus instinto.

¿Cuántas veces tu gato ha tenido este comportamiento?