Las mascotas son tiernas, fieles y encantadoras. Éstas han llegado a demostrar lo importante que pueden llegar a ser para la salud de los humanos.

En personas de tercera edad se ha mostrado que el hecho de tener un gato o perro lograría reducir la presión arterial y bajar los niveles de estrés, además de señalar que éstos animales se han convertido para los abuelitos en una muy importante compañía.

En el caso de los perros, sabemos que es por lejos el mejor amigo del hombre. Además son considerados fundamentales para la compañía de una persona discapacitada. Son preparados para ayudar a los ciegos, ya que los guían por su ambiente y les ofrecen la libertad que de ninguna otra manera tendrían.

Los gatos son especiales con su maullido cuando se les toca. Varios felinos son trasladados a hogares de ancianos para entregar amor y apaciguar la soledad de éstas personas. Un rozamiento con el pelo del gato ha llegado a estimular la memoria en personas de la tercera edad.

En el caso de los delfines, aunque su terapia se ha cuestionado, sus resultados son positivos, debido a que la exposición a estas criaturas marinas sí tiene un impacto positivo en la salud. Se han garantizado situaciones de vida más humanas para los delfines, con lo que no se les ejerce a interactuar con las personas si no lo quieren.

También están los caballos. Animales que poseen un tamaño grande. Éstos animales han sido importantes para los humanos, puesto que les han ayudado a olvidar el miedo y manejar de mejor manera la ansiedad.

Asimismo nos encontramos con el lagarto, a todas luces el menos relevante para la salud del humano, pero no deja de ser importante. Se ha empleado para incitar la unión sentimental en los pequeños para proteger a las mascotas.

Otros animales como los hámsters y los conejos, han sido importantes en los problemas de comunicación en los niños autistas y los ancianos que poseen Alzheimer.